11 de març 2017

Principios del oficio de lo que se trata


           Ensamblar una bicicleta, he ahí el artilugio emocionante.

A veces se construye una bici en una tarde, con ligereza, armando las piezas al ritmo de la intuición. Eso es crear rápido.  
En estos casos, el aspecto externo no importa, o importa bien poco. La suciedad y las desgarraduras del pasado bicicletero no afectan la intención última, que no es otra que la de reconstruir una máquina a pedales que funcione bien: que vaya lo mejor posible. 
De ahí emerge la diversión que impregna esta forma veloz de restaurar bicicletas viejas.

Otra manera de proceder es la forma pausada. Puede llevar días o meses cumplir el objetivo. El limpiar y y el recomponer abarcan un largo camino de trabajo, paciencia y perseverancia. La diversión apenas aparece en la rutinaria tarea. La obra final es pulcra, impresionante por su resultado: honora la bici.
  
            Entre este blanco y este negro se extiende una variada gama de grises, sublime cada una en su franja, temblorosas en el contraste.



 El meu pare, en Non, 1946 o 1947, la bicicleta de l'avi i una admiradora.
 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada